jueves, 16 de junio de 2016

A semifinales como “tapado”…

Buenas noches para todos mis fieles lectores. Una vez más, su redactor habitual en las últimas semanas. Sí, me conocéis de sobra, a ver si me invitáis a una cervecita, mi nombre es Michael K. Robinson y os traigo todo lo acontecido en el apasionante cruce de cuartos de final correspondiente a la Copa Robles.

Nos centraremos en el devenir de los días previos al encuentro en el conjunto caletero. Parecía que por fin volvía la calma después de alguna que otra semana ajetreada por acontecimientos extradeportivos. La preconvocatoria salió antes del fin de semana (el encuentro sería el lunes) para que los miembros caleteros comunicaran su disponibilidad o no. Así, el propio viernes estaba cerrada la misma e incluso con dos cambios (decir también que las bajas eran numerosísima). Lejos de la realidad, llegamos al lunes, día del partido, sol abrasador y, de nuevo, aparecía el fantasma de la incertidumbre con el cual el conjunto caletero se está acostumbrando a bailar semana tras semana. En primer lugar fue JuanFranPollo quien se bajó del barco sin flotador por motivos laborales. Posteriormente, Viola Violín se acordó que tenía que ir al súper para llenar su nevera y, por último, Luisitopentagol comunicaba su dificultad para llegar a tiempo como consecuencia de un acto familiar. Así, con un hándicap psicológico para los caleteros, llegaba la hora del partido. Los jugadores comprometidos que acudieron al envite fueron: GigantePulpoEdu, Borrego Correos, Karlos Jesulin, Butaca Kexu, Paleta y su burra, PepeNzonzi (el cual portaba el brazalete de capitán) y como depredador del área rival, Cerrojo de Hierro Nash. Como rival, vestidos de un inmaculado blanco helado de nata elconjunto del Ya Veremos. Del Ya Veremos existían informes sobre su estilo de juego, rocoso cual acantilado de la costa almeriense, con toque fácil en mediocentro y delantero rapidísimo en ataque. Dicho delantero fue el máximo anotador de la competición liguera. 

El encuentro comenzó con cada equipo enseñando sus cartas, no había farol alguno, todos iban de frente. Empezó el conjunto caletero haciéndose con el balón y mandando balones en largo a su delantero, Cerrojo de Hierro Nash, quien sólo como un hombre sin desodorante en un autobús, tenía que zafarse de los defensores rivales con resultado infructuoso en la mayoría de los casos, aun así,la voluntad puesta por el chico fue digna de elogios. El Ya Veremos intentaba robar y coger por sorpresa a la defensa caletera y más tras ver el físico de Kexu Butaca, al que constantemente buscaba su delantero para desbordar en velocidad. Esta era la intención, pero la práctica se correspondió con una defensa caletera muy ordenada que fue capaz de detener en todo momento los desmarques efectuados por el susodicho delantero, bien mediante coberturas perfectas de los laterales o bien mediante técnicas al borde de la legalidad llevadas a cabo por Kexu Butaca, quien aprovecho sus kilos para contactar en todas las jugadas con su marca evitando de esta forma la internada en velocidad. 

El partido era espeso, nadie tenía un dominio claro y las ocasiones brillaban por su ausencia. En el minuto 16 del primer tiempo, el planteamiento inicial se rompió. Tras una jugada sin aparente peligro, el equipo del Ya Veremos logro conectar con su delantero y tras una serie de rebotes y algún que otro contrapié de la defensa caletera, quedó el esférico franco para un centrocampista yaveremiense,quien solo tuvo que empujar ante la imposibilidad de GigantePulpoEdu, que estaba más vendido que un piso en la playa en pleno agosto.

Volvían los nervios a los jugadores caleteros, quienes se miraban en búsqueda de soluciones, que en ese momento no había, ya que no acompañaba ni el juego, ni el físico, ni el espíritu. Se avecinaba lo peor para el equipo presidido por Kikonfather. Juego plano, pocas ocasiones y, en resumen, poco peligro. Aun así, los caleteros hicieron bien en no desesperarse y esperar su momento que, como en la jornada anterior lo tuvieron, llegando este mediados la segunda parte tras una internada de Borrego Correos, que tras llegar a línea de fondo dio el pase de la muerte para que Paleta, tras bajarse de la burra, empujara a la red rival. Posteriormente se volvió a subir en la burra para celebrar el tanto. 1-1 y todo volvía al planteamiento inicial. El conjunto caletero, bien arropado en defensa y bien protegido bajo palos dio un pasito atrás como consecuencia del bajón físico tras el esfuerzo realizado para conseguir el empate. Los yaveremienses vieron que podían adelantarse de nuevo y voltear la situación y poco a poco embotellaron a los caleteros en su área. El resultado final fue un par de faltas con cierto peligro que culminaron en algún palomo muerto y algún cristal de un tercer piso roto, poca cosa y poco más. Así finalizó el encuentro y nos íbamos a la tanda de penaltis. 

Los jugadores, tras refrescarse, pasaron por la delegación de loterías para comprar su boleto, puesto que la tanda de penaltis no es más que una lotería. Eso dicen, pero Michael K. Robinson no está de acuerdo con ello. El factor psicológico y la calidad de los lanzadores/porteros son fundamentales.

Los capitanes fueron al sorteo para ver quien lanzaba primero, correspondiendo ese privilegio a los yaveremienses.

Colocaba el tirador mimosamente el esférico en el punto de penalti. Bajo palos, GigantePulpoEdu. Talla enorme la de dicho cancerbero, no se veía ni un hueco en la portería. El delantero cogía poca carrerilla, hacía una paradiña, pero GigantePulpoEdu repelía el disparo con su rodilla derecha. Bien empezaba la tanda de penaltis para los caleteros y GigantePulpoEdu se convertía en el héroe de la contienda. 

El primero penalti caletero fue disparado por PepeNzonziquien, con su 49 de pie que calza, cruzó el balón lejos del alcance del meta yaveremiense, que a pesar de rozar con sus yemas no puedo atajar el tiro.

Segundo disparo yaveremiense y gol. Aquí,GigantePulpoEdu a pesar de agitar sus tentáculos no puedo dejar la tanda lista para sentencia. Un poco más de interés.

El segundo tirador caletero fue Borrego Correos. Correctísimo lanzamiento, propio de su estilo, sin prisa, vista al frente, clase digna de la pasarela Cibeles.

La presión estaba en el tejado de los yaveremienses, puesto que el resultado era 2-1 para los caleteros y si fallaban quedaban eliminados. No hubo presión alguna, disparo fuerte, gol y tablas en la tanda de penaltis a expensas de la última bala caletera.

La situación era propia de un western americano. Si se marcaba se acababa todo y se pasaba de ronda, si se fallaba volverían los nervios y como si no hubiera pasado nada.

Había cierta incertidumbre sobre quién sería el lanzador de tal cotizado penalti. Los jugadores caleteros estaban reunidos en coro, nadie se decidía a tirar. El coro se rompió y surgió la silueta de un chico moreno, con aires africanados, pelo perfecto, barba perfilada, todo fibra, 0 grasas. Como bien sabréis por la descripción, el valiente del que hablo es nuestro querido Cerrojo de Hierro Nash, con sus cuádriceps de hormigón armado y su espalda rígida como un pilar de un rascacielos

La afición estaba expectante. Todos apostaban por un disparo sutil intentando engañar al meta rival. Todos perdieron la apuesta. Cerrojo de Hierro Nash, tras coger una breve carrerilla, golpeó el balón con tal violencia que se comenta que está esperando una denuncia por maltrato al material deportivo. El portero se tiró para el otro lado, no porque nuestro Cerrojo de Hierro Nash engañara con su disparo, sino porque el acojone fue tal que prefirió poner en seguro su integridad física. El golpeo sonó como un auténtico misil disparado por la mismísima armada americana. Sí señor, gol caletero y finalizaba de esta forma la tanda de penalti con la consiguiente clasificación para semifinales.

¿Quiénes dirían que tras las semanas de inestabilidad el equipo se metería en semifinales sin apenas hacer ruido?

La semana que viene el encuentro será contra el campeón de liga, rival durísimo, quien tendrá que correr para derrotar a los caleteros debido a su espíritu indestructible…. ¿O seguirán los caleteros dando la sorpresa y disputarán la final?

La respuesta, la semana próxima.

Reciban un saludo de su cronista y amigo, Michael K. Robinson.

 

1 comentario:

S.C.F.S dijo...

Grande Michael K. Robinson!
Pedazo de crónica y de victoria. Muchos huevos los vuestros chavales!!
Orgullo caletero!!
Ánimo y, aunque va a ser difícil, a por la final!
Kikonfather